Las artes marciales y los artistas marciales.

Lo dice el título, una cosa es la actividad y otra el individuo.Cuando yo era más chico, hablar de las Artes Marciales (cualquiera de ellas) era un tema que nos producía respeto, tanto por la idea de una persona entrenada en la defensa personal con habilidades que la «gente común de calle» no poseía, una destreza pugilística cuasi asombrosa para el lego en el tema, como por la idea que para llegar a esos niveles debía poseer una disciplina importante, constancia, y entrega a su arte. Eso era un ARTISTA MARCIAL.

No menor, era la faceta moral que traslucían los Maestros y alumnos de aquel tiempo, en donde la cortesía, el honor, y el ejemplo sobre esas llamadas «virtudes marciales» (que eran virtudes no separadas de estas personas) incentivaban a seguir el camino de un ARTE MARCIAL. Mostradas con su propio ejemplo.A tener en cuenta: no eran personas santas o religiosas como algunos puedan suponer o idealizar, sino disciplinadas y seguidoras de un CÓDIGO, que hacía de ellos personas más responsables, serias y confiables.Podrían preguntarse ustedes, qué tipo de cosas -enseñanzas- contenían esos «códigos» que los hacían tan valiosos y complementarios a su kung fu de disparar un veloz puñetazo o una arrasadora patada ?.Cada escuela, posee los suyos, y muchos, incluso, son tenidos en común entre ellas. Útiles en una sociedad. Un ejemplo, en nuestras Artes Marciales Chinas es lo que denominamos Mo Duk (Virtud Marcial), que enseñan humildad, respeto, rectitud, confianza, lealtad, voluntad, resistencia, perseverancia, paciencia, coraje.Sabían ustedes que antes una de las primeras cosas que te aconsejaban los Maestros era «no pelear” ?. Evitar la confrontación todo lo que se pueda. Incluso resistir los insultos. Y mucho menos exhibirte en tu arte a otros, tratando además de pasar desapercibidos. Quizás cueste hoy creerlo con todo lo que vemos cotidianamente, pero así era.Un Maestro no solo te enseñaba a ejercitar una «técnica», también era común que te ayudara con un consejo, o dando un punto de vista cuando encontraba que necesitabas alguna referencia para tomar luego tu propia idea de las cosas. A eso le llamábamos «caminar junto al alumno». Ellos caminaban junto a vos, y se movían en la ejercitación delante y al lado tuyo, corrigiéndote, te motivaban a subir el próximo escalón, mostrando que el límite siempre podría correrse un poco más con el esfuerzo necesario. Protegías además tu salud psicofísica.

Podría seguir enumerando cosas, pero esa era la imagen de aquella época.Estoy hablando de personas comunes que intentaban transformarse en mejores personas, a través de la disciplina marcial.Pero…De aquellos días a los días actuales, he observado que algunas cosas han cambiado, lastimosamente.Puedo no mencionarlo, hacerme el distraído con eso y seguir como si nada. Pero bajo mi formación, no me es posible ignorarlo.Hoy vemos la extraña prioridad que tienen algunos de probar quién es mejor «que el otro», o qué arte es mejor que todo el resto de ellas.

Hoy vemos gente muy preocupada de tener «la técnica más mortal» y despiadada, aunque eso solo sea una ficción que les regala su propia mente.

Hoy vemos a personas totalmente intolerantes con aquel pensamiento que no acompañe o que sea distinto al de uno mismo. Se descontrolan, se enojan con el mundo.

Hoy vemos a personas que inculcan la burla sobre otros, sea lo que fuere que esos otros muestren en materia de Artes Marciales.

Hoy vemos que tiran la piedra y esconden la mano, hablando sobre personas que jamás nombran. Siembran dudas. Mienten con impunidad y de maneras realmente innovadoras.

Hoy muchos han dejado de enseñar el noble Arte Marcial, para pasar a vender un mero producto sin valores, algo supuestamente invencible, cosa que no existe, siendo la persona en su individualidad dueña de verdadera habilidad quien mueve la diferencia en un Arte Marcial.

Hoy vemos que entran en los foros de discusión de Artes Marciales, no para compartir e intercambiar con otros, sino a sembrar odios y revanchismos sin sentido común. Una cosa es el humor, y otra distinta es la burla que usan de manera baja y nada honorable.Y lo peor de todo, varias de esas personas dicen enseñar las Artes Marciales.

Hoy vemos personas que se alteran cuando alguien habla o promueve códigos y valores como la lealtad, el honor, el respeto, etc. Qué mueve a esa gente que se altera tanto a ir en contra de los valores y de las personas que los promueven ?. Usan cualquier excusa y las atacan inmediatamente.Por qué no quieren que se difundan esas cosas que pueden generar personas más confiables y serias ?. Difaman incluso de manera cobarde.Porqué ha cambiado algo como lo que describí al principio, en aquello que describí después ?.- Quizás porque esas personas de la segunda descripción no aprendieron lo suficiente ?. – Quizás porque esas personas de la segunda descripción se auto-nombraron aquello que no son ?. – Quizás porque la impunidad parece no tener límite ?. – Quizás porque la mentira es presentada de manera mucho más atractiva que la trabajosa disciplina ?. – Quizás porque el honor “pasó de moda” ?.Hay muchos «quizás» además de esos…Yo no tengo la respuesta a esta cuestión. Lo que si tengo, es la esperanza de que se difundan las cosas correctas.Todavía en nuestros días presentes hay quienes (Maestros y Estudiantes) honran estas cosas. Que vuelvan a cultivar las virtudes marciales enseñadas por nuestros ancestros, aquellas personas que nos precedieron y que veíamos como un buen ejemplo a imitar. Ese tan importante equilibrio que debe existir entre las habilidades que se desarrollan en las prácticas físicas como así también la ética marcial que las sustenta en el uso o no uso de ellas.Aguerridos y fuertes en lo marcial, y más fuertes en lo ético y moral.Todos tenemos nuestros aciertos y errores, pero debemos propender siempre a la mejora y superación.Pero aquella gente que ataca esos valores ignora algo muy importante, o bien prefiere y eligen no ver que aquellos que fueron formados con los ideales sociales de los códigos y virtudes de y en las Artes Marciales, moldeados en otro tiempo por auténticos Maestros de las Artes Marciales, poseen una vocación que no se extingue, tal como la que tuvieron aquellos mismos antiguos Maestros. Continuadores y difusores de estas virtudes marciales para beneficio y salud de las siguientes generaciones !.

un par de preguntas finales:Las futuras generaciones, volverán a querer imitar los buenos ejemplos de sus Maestros actuales ?.

Serán su inspiración tal como nos ocurrió a nosotros en su momento ?.

*P.D. Los comentarios, con respeto, como con todas mis Notas, son bienvenidos.

Cordial saludo, gracias por leerlo y hasta la próxima Nota

!Atentamente, Neldo Sacomani

International Yip Man Foshan Ving Tsun. Essential Jun Fan Jeet Kune Do. International Wu Hsing Chuan Athletic

1 thought on “Las artes marciales y los artistas marciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *