Sambo arte marcial sovietico.

Sambo, el arte marcial de Putin y Yemeliánenko

15:30 GMT 23.03.2017(actualizada a las 09:52 GMT 30.03.2017)

Por Elizaveta Shagina

Síguenos en

El sambo es uno de los pocos deportes en el mundo que puede presumir de ser propiamente ruso, o, para ser más precisos, soviético. Se considera que su fecha de nacimiento fue el 16 de noviembre de 1938, momento en que fue oficialmente reconocido por el Comité de Deportes de la URSS.

Las tradiciones del sambo hunden sus raíces en estilos de combate populares tanto de Rusia como de otros pueblos. Incluye prácticas de artes marciales nacionales, como la pelea a puñetazos tradicional rusa; los combates de Georgia, del pueblo tártaro, Armenia, Kazajistán y Uzbekistán; la lucha finlandesa-francesa, libre americana, inglesa de Lancashire y Cumberland, suiza, judo y sumo japoneses, etc.

Sambo en ruso significa ‘autodefensa sin armas’: ‘SAMooborona Bez Oruzhiya’. Y de eso se trata precisamente, de un arte de autodefensa, no de ataque.

Un poco de historia

El desarrollo del sambo se remonta a las décadas de 1920 y 1930, cuando el joven Estado soviético tenía extrema necesidad de instituciones sociales que garantizaran su protección y reunieran a los miembros activos de la sociedad. Asimismo, era prioritario adquirir una herramienta eficaz para la socialización de un número enorme de niños y adolescentes huérfanos.

Existe la creencia de que fue el propio Vladímir Lenin quien encargó a un equipo de expertos el desarrollo de un sistema de combate propio para el Ejército rojo. «Por supuesto que no. Son leyendas. Él tenía otras cosas que hacer», se ríe Serguéi Tabakov, director ejecutivo de FIAS (Federación Internacional de Sambo) y entrenador emérito de Rusia, comentando los rumores a Sputnik.

Tabakov goza de prestigio como un muy buen deportista, entrenador y maestro. Desde el 2005 hasta los Juegos Olímpicos del 2008, ocupó el puesto de técnico principal de la selección rusa masculina de judo. Fue galardonado con la Orden al Mérito por la Patria de II grado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *